martes, 29 de septiembre de 2009

CHAmpurria Weltanschauung

CHAW es una empresa imposible e inexistente: es la fábrica de la visión del mundo mestiza. Una usina imaginaria fabricando y manufacturando los sueños y arquetipos del inconciente colectivo de un pueblo heterogéneo, atormentado por sus polaridades, contrastes y contradicciones. CHAW es una industria cultural heterodoxa que pervierte con furor destructivo los ensayos oficiales de una identidad nacional artificiosa, performativa a los mecanismos totalitarios que secuestran el alma autóctona. CHAW es una cruza monstruosa y diacrónica de ab-originalidades que, desplazadas de sus soportes históricos y desarticuladas de sus discursos nacionalistas, devienen en abono simbólico para la liberación espiritual de las culturas del Polo Antártico . CHAW es un ejercicio de resistencia pagana y gentil, frente al cristianismo capitalista, al localismo superfluo y a la tabula rasa del globalismo. Pero, antes que nada y por encima de todo, CHAW es un chiste, una talla, un mecanismo reflejo del propio artista para horadar su heredada gravedad, vapulear su propio fascismo estético y soliviantar sus vicios maniqueos.

No hay comentarios: