miércoles, 10 de junio de 2009

De la serie "Décimas y Cuecas" (2007): "LA GLOBALIZACIÓN", Tinta s/ papel 13, 5 x 19 cms. (VENDIDO)


De la serie "Décimas y Cuecas" (2007): "LA DAMA Y LA YEGUA" I, II y III, Tinta s/ papel 13, 5 x 19 cms. c/u







De la serie "Décimas y Cuecas" (2007): "EL ÁRBOL DE CHILE", Tinta s/ papel 13, 5 x 19 cms. (VENDIDO)


De la serie "Décimas y Cuecas" (2007): "CORAZÓN DE CHILE", Tinta s/ papel 13, 5 x 10 cms. (VENDIDO)


De la serie "Décimas y Cuecas" (2007): "EL CANTO", Tinta s/ papel 13, 5 x 10 cms. (VENDIDO)


De la serie "Décimas y Cuecas" (2007): "DESTRUCCIÓN DE LA CIUDAD Y RENACER DEL CAMPO", Tinta s/ papel 13, 5 x 19 cms. (VENDIDO)


De la serie "Décimas y Cuecas" (2007): "DESTRUCCIÓN DE CHILE" I y II, Tinta s/ papel 13, 5 x 19 cms. y 13, 5 x 10 cms. respectivamente (VENDIDOS)




De la serie "Décimas y Cuecas " (2007): "ANIMITA DE LA MADRE TIERRA" I y II , Tinta s/ papel 13, 5 x 19 cms. y 13, 5 x 10 cms. c/u (VENDIDOS)




DE LA SERIE "ALMA CROATA" (2009), Pastel s/papel 27 x 19 cms. c/u














DE LA SERIE "ALMA CROATA" (2009), Lápiz acuarelable s/ papel 19 x 27 cms. c/u











DE LA SERIE "ALMA CROATA" (2009) Lápiz acuarelable s/papel 19 x 27 cms c/u











TEXTO DE CAMILO ROJAS PARA "REINCIDENCIA" Galería Kai, marzo 2009





El trabajo que expone Paulo Meyer es a primera vista heterogéneo, pero pronto, en la atmósfera de las pinturas, es posible reconocer aquello que lo hace uno. Se trata de una calma que fácilmente puede pasar al orden de lo ominoso. Rostros de diferentes contextos comparten espacio en la misma tela, estableciendo conexiones que tienden a forjarse justamente en el contraste. Escenas autobiográficas, significantes de la alquimia, imágenes oníricas, símbolos católicos y recortes históricos son algunos de los elementos que Meyer reúne en su trabajo, para levantar una obra que se aleja del interés vanguardista, tan perseguido por los artistas de nuestros tiempos. Esa calma –que, como decíamos, fácilmente puede devenir su contrario en la tela– es la que otorga al autor cierta libertad en la búsqueda de la Belleza. Y nos referimos a esa Belleza “natural” de la que tanto nos habló en sus novelas Adolfo Couve, referente necesario de Meyer (nótese su influencia en esa “calma pictórica”), incluso retratado en uno de los cuadros presentes en la exposición.



Camilo Rojas